• Daniel Romero-Alvarez

¿Qué nos ha enseñado el coronavirus sobre la desigualdad?

Actualizado: abr 2

Las pandemias no se materializan aisladamente. Ellas son parte integral del capitalismo y la colonización.


Por Edna Bonhomme el 17 de Marzo del 2020

@jacobinoire

Artículo original en Inglés

Traducido al Español por Diana Troya el 19 de Marzo del 2020


Ilustración por: @paint8


Después del terremoto del 2010 en Haití, que resultó en la muerte de 250.000 personas y dejó mas de un millón de personas sin hogar, me mudé a Port-au-Prince (Puerto Príncipe) para ayudar con los esfuerzos de recuperación. Como recién graduada de un programa de maestría en salud pública y una persona de ascendencia haitiana, pensé que mi experiencia y habilidades lingüísticas podrían ser útiles para los sobrevivientes.

La situación ya era grave cuando llegué allí. En medio de la pobreza endémica, la inestabilidad política y casi ninguna infraestructura restante, el pueblo de Haití estaba luchando por reconstruir sus vidas. La situación empeoró significativamente unos meses después, cuando un asesino silencioso apareció en escena: el cólera.


La epidemia de cólera, que estalló cerca de una base que albergaba al personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, mató a más de 10000 personas y afectó a más de otras 800.000. También contribuyó a la contaminación de la principal fuente de agua de la isla, el río Artibonite, paralizando aún más los esfuerzos de recuperación.

El brote de 2010, que fue el primer brote de cólera a gran escala en el siglo XXI, trajo muerte y quebranto en una escala sin precedentes. Pero no sorprendió a muchos en el Norte Global**. Después de todo, lo que sucedió en Haití estaba en línea con su comprensión de las epidemias: brotes mortales de enfermedades antiguas que afectan a personas extranjeras en tierras exóticas, lejanas y (hechas para ser) pobres. Se entristecieron por las noticias provenientes de la isla caribeña, y algunos incluso donaron dinero y suministros para tratar de ayudar, pero la mayoría no vio el brote como una llamada de atención para revisar qué tan preparados están sus propios países y la comunidad global para una epidemia o pandemia similar.


Avancemos 10 años y nos encontramos en medio de una pandemia que está devastando no solo el Hemisferio Sur, sino también países de Europa, América del Norte y Australia, países que habían llegado a creer que, para ellos, las epidemias son una cuestión de historia. Por supuesto, estos países enfrentaron una pandemia mortal de VIH/SIDA en la década de 1990, pero la mayoría de sus ciudadanos vieron esa enfermedad también como algo que afecta abrumadoramente a "otros", es decir, hombres homosexuales, comunidades minoritarias y personas de países en vías de desarrollo.

Desde que fue identificado en China como un nuevo y peligroso miembro de la familia del coronavirus a principios de enero, COVID-19 se ha extendido a más de 100 países en todo el mundo, incluidos Italia, Estados Unidos, el Reino Unido y Alemania. Como una enfermedad respiratoria altamente infecciosa, representa una amenaza para todos en cada sociedad. El 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote de coronavirus como una pandemia y la lista de países afectados continúa creciendo rápidamente. El Norte Global** ahora se enfrenta a una epidemia que afecta no solamente a la "otredad" interna y externa, sino a sus propios ciudadanos de manera indiscriminada.


El número de víctimas mortales de la pandemia ya ha llegado a 6.500, y ha causado un golpe masivo a la economía mundial. Los países que están acostumbrados a observar epidemias desde lejos ahora están luchando por contener el virus antes de que cause más devastación a sus ciudadanos.

Italia, donde más de 1800 personas murieron a causa del virus, instituyó una cuarentena en todo el país, dejándolo prácticamente paralizado. Estados Unidos impuso una prohibición de viaje de un mes a los ciudadanos de las naciones europeas. Alemania cerró sus fronteras con Austria, Dinamarca, Francia, Luxemburgo y Suiza. El gobierno alemán también prohibió todos los eventos públicos con más de 100 participantes. España ordenó a todos los residentes que permanezcan en sus hogares y también cerró todas las escuelas, restaurantes y bares. El tráfico aéreo casi se paralizó. El aeropuerto más ocupado de Europa, London Heathrow, dijo que el número total de pasajeros cayó un 4,8% el mes pasado en comparación con el mismo período en 2019. Mientras tanto, la gente se apresuró a los supermercados para comprar "artículos esenciales" a granel, despojando a los estantes de productos enlatados, pasta y papel higiénico. Muchos también se abastecieron de máscaras faciales, geles desinfectantes para manos y otros desinfectantes, causando escasez en muchas áreas.


La respuesta del Norte Global a la pandemia fue en muchos aspectos similar a las respuestas xenófobas de Europa a las plagas de la historia distante. No solo se apresuró a cerrarse a extranjeros en un esfuerzo por mantener la enfermedad fuera, sino que muchos en estos países respondieron a la crisis con pánico irracional, xenofobia y racismo. Desde los Estados Unidos hasta el Reino Unido, las personas de ascendencia asiática se enfrentaron a ataques racistas y xenófobos, ya que las personas los responsabilizaron irracionalmente por el brote.

En general, los países del Norte Global no pudieron ver la naturaleza global de la crisis que enfrentamos actualmente. Cuando se apresuraron a protegerse, una vez más sucumbieron a los viejos tropos sobre las epidemias causadas por "los otros sucios y extraños".

Además, no reconocieron la necesidad de una estrategia global de salud pública para contener la actual pandemia de COVID-19 y brotes de enfermedades similares que pueden venir en el futuro. En cambio, se centraron en sí mismos y solo en ellos mismos. Washington, por ejemplo, ha ofrecido a los científicos alemanes que trabajan en una vacuna contra el coronavirus una gran cantidad de dinero para dar acceso exclusivo a su trabajo a los Estados Unidos.


Las pandemias no se materializan de forma aislada. Son parte integral del capitalismo y la colonización. Los países que lucharon por contener y controlar grandes epidemias en el pasado reciente, desde Haití hasta Sierra Leona, tenían sistemas de salud pública deficientes antes de estas crisis, en parte como resultado de sus historias coloniales. Además, los productos del capitalismo, desde la guerra hasta la migración, la producción en masa y el aumento de los viajes, contribuyen enormemente a la proliferación de enfermedades.

En el mundo en que vivimos, donde el capitalismo y los restos del colonialismo alimentan guerras, oleadas migratorias sin precedentes, crisis de salud pública y una creciente dependencia de los viajes internacionales e intercontinentales, las epidemias son inevitables. Y, como el brote de COVID-19 deja en claro, ningún país, incluidos los miembros del Norte Global, son inmunes a estos brotes.

Sin embargo, la comunidad global podría contrarrestar con éxito estas epidemias si emplea una política de salud integral. Para derrotar al COVID-19 y otras pandemias por venir, las potencias mundiales deben aprender a actuar en conjunto. Para garantizar la salud global, la industria farmacéutica mundial debe trabajar para hacer que los medicamentos y vacunas esenciales sean asequibles para todos, en todas partes. Podrían comenzar haciendo que cualquier futura vacuna COVID-19 sea gratuita para todos. Tal muestra de solidaridad puede incluso revitalizar las demandas por un sistema de salud verdaderamente universal, donde el acceso a la atención médica es un derecho humano indiscutible para todos, en todas partes.


Pero para lograr esto, el Norte Global primero debe asumir la responsabilidad de las crisis de salud pública creadas por el orden mundial del que se beneficia y dejar de ver las epidemias en el Sur Global, como el brote de cólera en Haití, como tragedias de "otros". Una vez que las élites del mundo reconocen que el Sur Global no es la fuente, sino la víctima frecuente de los brotes agravados por el capitalismo, entonces podemos comenzar a construir un sistema de salud global que pueda derrotar pandemias como COVID-19.

-Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la postura editorial de Al Jazeera.


Notas del traductor

** El término Sur y Norte Global se usan más en ciencias sociales (e.g., política, economía, relaciones internacionales, etc).

© 2020 By Daniel Romero-Álvarez & castillo.photography