• Daniel Romero-Alvarez

Chateando con el enemigo

Escrito por: Andrea Romero (Storybox)

***Notas del autor al final


Con cuanta sabiduría dice el ***futurólogo John Naisbitt: "La nueva fuente del poder ya no es el dinero en manos de pocos, sino la información en manos de muchos".


Año 2020, generación de boomers, milenials y centenials con toda la información posible al alcance de un clic, perdidos en un mismo mar, pero no en el mismo barco. El SARS-CoV-2 es el nombre del virus causante de la pandemia COVID-19 que en estos momentos afecta a 192 países. La OMS ha propuesto medidas para detener la curva de contagio, minimizando la movilidad, la interacción social, y los eventos masivos. Acotando estas medidas, el mundo se ha detenido. Las profesiones que se encuentran en la primera línea de defensa son las más vulnerables, médicos, enfermeras, personal de servicios básicos, policías y periodistas, luchan día a día para aplacar esta catástrofe.


El coronavirus, la pandemia, se hace ***trending topic, se vuelve un bombardeo de información, una constante en cada dispositivo con conexión y no se habla de nada más; se vuelve un aliciente el pensar que debemos tener toda la información posible para poder luchar contra esta amenaza. Pecaremos de nuevo de credulidad si afirmamos que todo lo que recibimos es útil. Está lo verdadero, lo transformado, lo falso, lo exagerado hasta lo ridículo, y las líneas que los dividen pueden ser difusas.


Empezar diciendo que una noticia falsa es un tipo de contenido pseudo periodístico en el que se manipula la información, las fuentes, el contexto o las imágenes y es difundido a través de medios masivos, con la intención deliberada de engañar o manipular. Hoy gracias al desarrollo de tecnologías, la dispersión de noticias falsas es una preocupación extremadamente tangible.

Pasión, Política, Propaganda y Pago son las motivaciones que han sido propuestas, por expertos en el tema, como las razones que llevan a las personas a crear y compartir este tipo de contenido, pero más allá de entender las razones por las que son creadas quisiera centrar este artículo en cómo identificarlas, y como combatirlas.


¿El COVID es un gas venenoso creado por EEUU? ¿El calor de zonas tropicales aniquila el virus? ¿Tomar hidroquinina te hace inmune? ¿Umbrella, el laboratorio detrás del virus -T , nos trae el Covid? ¿La vitamina C te hace inmortal? Esas son algunas de las “noticias” que más me llamaron la atención durante esta emergencia sanitaria. ¿Cómo llegaron a mí? Cadenas de whatsapp (de mi familia!), grupos de Facebook y fan pages improvisadas.


Como comunicadora me resulta complicado creer una información sin antes verificarla en fuentes oficiales, pero qué pasa con quienes no saben distinguir una noticia real de una creada, con quienes confían ciegamente en sus contactos o con quienes tienen acceso limitado de información. Es relativamente fácil construir evidencia que respalde estas “teorías”, lastimosamente hay palabras que al escucharlas, convierten mágicamente cualquier cosa en certera. Mis favoritas y más odiadas a la vez son:


  • “De acuerdo al estudio realizado en *inserte alguna universidad de renombre* (+30 de credibilidad)

  • ”El Dr. Fark Nesw, experto en *inserte profesión poco conocida relacionada con la salud* hace poco descubrió (…)” (+30 de credibilidad)

  • “De fuente confiable” (+10 de credibilidad)

  • “Me lo mando un amigo muy cercano” (+10 de credibilidad)

  • “No quieren que sepamos pero *inserte teoría de la conspiración favorita*” (+20 de credibilidad)

  • “Porcentajes %” o “Estadísticas de cualquier tipo” (+20 de credibilidad)


Estas aseveraciones calan en el subconsciente del presente pánico colectivo. No olvidemos que, además, la mayoría de las veces va acompañado con (dependiendo la “fuente”) una imagen de alguien con apariencia de experto, una imagen amarillista generando emoción, un audio—confirmando lo ya dicho en el texto— o un video amateur incógnito en el “lugar de los hechos”.

Son tres los grandes requisitos de las noticias falsas: un contexto de pánico colectivo, una fuente ficticia o tergiversada de verificación y una “evidencia”. Juntos estos elementos transforman una noticia, en una NOTICIA FALSA MAESTRA, convirtiendo a todos mensajeros de mentiras, porque el peligro de las noticias falsas no radica solo en su potencial impacto a quien la recibe, sino en su virulencia, la capacidad para masificarse y contagiar a millones del mismo miedo.


Solo quien conoce a su enemigo lo puede vencer. La manera más eficaz de combatir una notica falsa, es aprender a reconocerla, solo así la puedes atacar, incluso desde sus fortalezas. Un logo “oficial” no es sinónimo de verdad, verifica la fuente usada desde sus páginas oficiales, googlea a la o las personas que cita la nota, verifica que sean expertos en el tema, busca la imagen en internet, muchas de las imágenes que circulan son trucadas o reutilizadas para varias noticias falsas. Ayuda realizar una investigación detallada del contexto, una línea de tiempo o un glosario de términos que no manejes, esto te permitirá evaluar y vigilar que lo que recibes es verídico, confiable y lo puedes compartir.


Existen aliados de la información, comunicadores, investigadores y expertos que recopilan la información de fuentes oficiales y la ponen al alcance de todos; en este caso verifica las cuentas, la frecuencia y la respuesta a sus publicaciones, eso te dará una idea de su veracidad. El analizar el contenido que recibimos antes de compartirlo se vuelve una manera de contribuir positivamente a esta emergencia sanitaria, si bien muchos de nosotros no pertenecemos a la primera línea de defensa debemos hacer todo lo posible por cortar la cadena de desinformación. Hoy existen páginas enfocadas únicamente al procesamiento y difusión de información concerniente a esta pandemia, creadas desde organismos internacionales y con la participación de expertos en el tema, démosle voz a este tipo de páginas y fomentemos el uso responsable de la información y de los canales de difusión.

#QuedateEnTuCasa #VerificaLaInformación #NoCompartasMiedo


Imagen: Infografía de la campaña desarrollada por la International Federation of Library Associations and Institutions (IFLA)


Notas del autor:

***Futurólogo: rama de las ciencias sociales y paralela al área de la historia estudia los futuros: posible, probable y preferible.

***Trending topic: es una de las palabras o frases más repetidas en un momento concreto en una red social.


© 2020 By Daniel Romero-Álvarez & castillo.photography